MOP

MOP

PARTE 1

I. Sí, aquí

Tengo tanto que decirte que no sé por dónde empezar.

Si quisiera llamar la atención de un lector anónimo, sin duda, lo haría con el beso.

Porque con solo narrarlo como lo recuerdo, estoy convencido de que se engancharía de inmediato a esta historia.

Sí, aquí, en las primeras líneas, que son las que leen antes de comprar cualquier obra quienes deambulan por la planta baja de El Corte Inglés o quienes hacen tiempo en un aeropuerto para embarcar hacia una nueva vida.

Pero ya llegaremos al beso.

 

 

Año 2009.

No hacía mucho que había terminado una relación que surgió en un aula de universidad.

Un conocido que compartías con alguien con quien recientemente había iniciado amistad nos presentó.

Ibas con otra chica.

Me impactó desde el primer momento tu físico. Pero sobre todo tu energía y cómo reías.

En cuanto conseguí que me dieras tu nombre te busqué en Facebook.

¡Zas!

Seguías riendo.

Y me pegué tanto a ti que derramé todo el líquido de mi vaso sobre tu cuerpo en uno de tus imprevistos movimientos.

Fue en una terraza de verano. En un pueblo con mar. Pero ni yo soy Joaquín Sabina ni desnudos nos encontró la luna.

II. Miércoles

Hay besos que han hecho historia.

Algunos se han convertido en iconos del cine, el teatro, la pintura, la escultura, la literatura y la música. Otros incluso han sido utilizados como propaganda política. Como el del marino y la enfermera.

Del nuestro hace ya diez años. Y aquí no habría historia sin ese beso.

 

Hoy es miércoles.

Después de más de siete años, habría sido el día en el que de nuevo hubiera podido tenerte cara a cara. Sin escenarios ni distancias sociales.

Te abrazo para que entiendas cuánto siento tu, nuestra, reciente pérdida. Te escucho. Te cuento cualquier anécdota de mi mañana en el despacho. Busco luz en tus ojos. Observo tus estilosos y hábiles dedos. Recorro con mi mirada tu cuerpo perfecto. Te llevo a la risa. Te digo una y otra vez eso que ya sabes. Miras la hora.

 

Llegará la noche y terminará siendo un miércoles cualquiera. Pero cerraré los ojos e imaginaré que te tengo cara a cara.

 

Consigo hacerle trampas a tu reloj. Aquí seguimos. Tú eliges la música. Yo sirvo una copa de vino tinto que compartimos. Nos amamos. Sin miedo ni recato.

III. Maldita tecnología

Si fuera hombre agradecido como Dios manda, rezaría por Mark Zuckerberg. Porque sin Facebook no habría habido beso.

O sí. Porque antes de Internet la gente también se gustaba. Se amaba. Se ignoraba. Se dejaba.

Si te hubiera conocido cincuenta años antes, aquella noche de estío tú habrías estado sentada en alguna silla de hierro y madera esperando a que alguien te llevara a la pista de baile. Por tu carácter tengo mis razonables dudas, pero pongámonos en situación.

Yo, que poseo los pies menos acompasados del universo, me habría armado de valor, te habría sacado a bailar y en ese momento ya me hubiera dado cuenta de que contigo quisiera twistear toda la vida.

 

Bien.

 

Hoy se sigue bailando. Pero muchas primeras miradas han sido sustituidas por calculadas secuencias de previos me gusta en un mundo de la seducción en el que cada vez quedan menos trapecistas sin red.

Y en estos tiempos del mismo amor en nuevo envase con formato ahorro, el fundador de Facebook es dueño y señor también de Whatsapp, que se ha convertido en el discreto filamento que a ti me une.

Aún así, sigo negándome a rezar por él.

El motivo es simple. Te escribo mensajes a través de Whatsapp. Y estoy convencido de que muchos de ellos no me los contestas porque la aplicación de Zuckerberg no te los hace llegar correctamente.

Algunas veces me enfado y otras me pongo triste. Maldita tecnología.

IV. Tic, tac

Son las 4,27 horas y es calurosa la noche.

Hace un rato he terminado de ver Anatomía de un asesinato de Otto Preminger.

Hoy tampoco puedo dormir.

 

Reconócemelo de una vez por todas. No estoy loco. Mis sentimientos son correspondidos.

Dame espacio en tu vida. No puedo esperar ni un día más. Mi corazón se acelera. Mi cuerpo ansía el tuyo. Mi mente se impacienta.

Déjame que te acompañe en esta dura travesía del duelo. Empecemos a hablar de todas esas cosas que nos preocupan o interesan. Compartamos cine, lectura y música. Quedemos para conocernos como hacen dos personas que se aman. Sin prisas. Sin pausas.

Vamos a darnos una oportunidad. Construyamos. Sumemos. Avancemos. Y solo una vez estés preparada, das el paso definitivo hacia mi.

 

Por fin ha llegado ese momento en el que el amor se vuelve incompatible con el verbo procrastinar.

Estaré a tu lado incondicionalmente. Todo va a salir bien.

Dime que sí.

V. La fuerza del destino

Aunque la noche en la que nos presentaron te impregnara de una insoportable esencia de vodca con limón, a las pocas horas ya empezamos a intercambiarnos mensajes. Y no tardaríamos mucho en volver a vernos.

 

Si la memoria no me traiciona, la primera de las veces estábamos solos tú y yo. Cenamos. Tomamos una copa. Hubo risas, miradas y ganas de saber el uno del otro.

Me dejaste en la puerta de mi casa. Y mientras tu coche se alejaba aprendí a sentir el gran vacío de tu ausencia.

 

Semanas después quedamos acompañados por mi amigo y otra de tus amigas. Intentamos que se gustaran. Ahora pienso que buscábamos con ello encontrar la excusa perfecta para poder seguir conociéndonos.

Hacía décadas que yo no iba a una feria. Y ahí que estábamos.

Todavía recuerdo los desproporcionados botes que dabas en aquella atracción. Tus carcajadas.

Y esa misma tarde de luces intermitentes, música pegadiza y olor a algodón de azúcar, empezamos a organizar una nochevieja a cuatro que terminaría marcada en nuestra historia como la del beso.

 

Pero no nos precipitemos.

 

Antes de las uvas también compartimos una extraña cena. Había mucha gente desconocida entre sí, que juntabas de vez en cuando a modo de experimento psicológico y que ni el mismísimo Freud.

 

Sí. Nos vimos tres o cuatro veces antes de dar, juntos, la bienvenida al año 2010. Es la fuerza del destino.

VI. Crear vida juntos

Imagino cómo será el momento en el que me das la noticia. Probablemente con un guasap. Despertar cada mañana y poner mis manos sobre tu vientre hechicero. Escuchar su frecuencia cardiaca y que se acelere a la vez la mía. Descontar meses, semanas y días para acariciar la aterciopelada piel de su pequeño cuerpo. Estar presente en el momento de su llegada. Descubrir cómo sabe dar un beso a nuestra conjunción genética. Que si es ella se llame como tú y si es él, seas tú quien elija su nombre. Reaprender a tomar en mis brazos a una criatura tan frágil. Despertar de madrugada para cambiar sus pañales. Hacer virguerías para que quepamos todos en nuestra cama. Ver cómo crece también feliz al lado del resto de tus, mis, nuestros hijos.

Quizá pueda parecerte un absurdo. Una temeridad. Una locura. Una cursilada.

Incluso vete tú a saber si después de esta declaración de intenciones huyes. Lejos. O dejas de contestar mis mensajes. Esta vez con determinación y a conciencia.

Pero amar en pareja es respetar. Aceptar. Compartir. Sumar. Comprender. Desear. Y aunque en el caso no hay indispensable condición de reciprocidad o  resultado, amar también puede ser querer crear vida juntos.

Y yo te amo.

VII. Nuestro universo

No importa la hora. Es una tarde de un día cualquiera. Me siento en el sillón. Lo reclino y pongo el aire acondicionado. Intento retomar la última novela que compré en amazon. Leo tres páginas y vuelvo a dejar el libro electrónico en la mesa.

Enciendo la televisión e inicio una de las películas en blanco y negro que tengo guardadas en Filmin. Una hilarante historia entre el empleado de una compañía de seguros y una bella ascensorista. Dirección y guion de Billy Wilder.

Durante todo el día no he podido evitar volver al sueño que tuve anoche. Contigo. Sigo sin concentrarme. Tengo todavía calor. Intento bajar la temperatura con el mando a distancia.

Siete minutos después, siete, apago la televisión. Agarro el teléfono. Me chiva acústicamente que solo me queda un siete por ciento de batería. Siempre apurando, pienso. Pero es premonitorio.

Entro en Instagram. Sí, también es de Marc Zuckerberg. Rezarle no sé si le rezaré. Pero el día de mañana debiéramos poner un retrato suyo con marco dorado en nuestro salón.

Refresco la aplicación. Fulanito está en la ventana de su casa viendo cómo cae la lluvia. Promoción irresistible de gafas de sol. Precisamente hoy. Menganita se ha levantado inspirada y plagia una frase de Paulo Coelho sobre truenos y dioses furiosos. No hay nuevas publicaciones sobre ti.

Clico con el dedo pulgar de mi mano derecha sobre el buscador. No hace falta siquiera escribir la primera letra de tu nombre porque Instagram ya sabe que te busco.

Me voy directo a una antigua fotografía tuya de esas que están entre mis favoritas.

No puedo más. Me desnudo y me tumbo en la cama. La fotografía es de estudio. Con elegancia y maestría se pone en ella de manifiesto tu impresionante silueta. Mi imaginación amplía los horizontes de tu cuerpo y empiezo a ver todo eso que quiero.

No hay prolegómenos. Mi mano va directamente allí donde ya hace horas se había declarado una tormenta eléctrica en el mío. Cierro los ojos. Subo. Bajo. Subo. Bajo. Y así de forma repetida.

Adapto la cadencia de mis movimientos instintivamente. Siento que me refugio en ti. Me excita la fricción de nuestros órganos incandescentes. Digo en voz alta tu nombre y lo repito cada vez que vuelve a caer un rayo.

En este preciso momento me encantaría enviarte una fotografía con la que compartirte en privado el parte meteorológico. Llego a hacerla. Clic. Estás en línea en Whatsapp. Pero la borro antes de pulsar el icono redondo de color verde con avión de papel.

Sigo volando tan alto que algo en mí ordena un aterrizaje de emergencia en mitad del trayecto por incendio en reactores. Bendita sea esta tormenta. Me apetece rendirme y por ello, me preparo para el punto y final concentrándome en tu sexo.

El desenlace parece inexorable. Pero justo en ese instante, recupero el control de la nave y consigo seguir disfrutando del paisaje.

Diez, once, doce, veinte minutos… Pierdo la noción del tiempo. Sobrevuelo tus caudalosos manantiales, frondosos arbustos y firmes montañas.

El magma que ya había empezado a emerger antes de quitarme la ropa interior no solo lubrica desde su cráter el volcán que quiere ser solo tuyo. También me regala una improvisada e irrepetible composición musical que se va haciendo más rápida conforme te pienso y van incrementándose los movimientos de mi mano.

Ahora sí. Me mareo y mi naturaleza llega a la gran explosión.

Doy me gusta a tu fotografía. Quiero hacerte cómplice de mis correrías. Que sepas que hoy ha sido precisamente con esta imagen y no con otra. Contigo.

Se agota la batería de mi teléfono móvil.

Y todavía no me he repuesto cuando ya estoy pensando en el día que por fin te tenga desnuda frente a mi, se produzca el Big Bang por el choque de dos cuerpos y no tenga ya marcha atrás la creación de nuestro universo.

VIII. La noche B

Mi casa. 31 de diciembre de 2009. Son las nueve de la noche aproximadamente. Suena el timbre. Mi amigo y yo nos miramos. Ya están aquí.

Llevo días preparando la velada. Incluso he pedido un anticipo a los Reyes Magos para renovar mantelería y cristalería, así como para comprar otros detalles.

No he dejado nada al azar. Salvo a ti para que te sientas cómoda.

Empezamos como empiezan estas cosas. Música, risas y pregunta trampa.

¿Quién quiere tomar algo?, alzo la voz.

No he hecho un combinado en mi vida pero me las doy de experto coctelero. Nos seguimos el juego. Tanto que no doy abasto con las preparaciones. Llega un momento en el que dejo de controlar las medidas de jugos y bebidas alcohólicas.

Resuelvo una llamada de trabajo. Vuelvo. Terminamos de hacer a ocho manos la cena.

El menú está compuesto por siete entrantes, plato principal y postre.

Mousse de atún. Tellinas. Gambas con sal. Sobrasada con miel. Rollo de salmón, espinacas y queso. Tartaletas. Ensalada a mi manera. Magret de pato. Volcán de chocolate.

Hablamos de muchas cosas en la mesa. Estás a mi lado.

Anne Igartiburu, vestida de rojo, da este fin de año las campanadas desde la Plaza del Sol de Madrid con el actor malagueño Manuel Bandera.

Cae el carrillón. Cuartos. Y allá van.

Como las doce uvas de manera acompasada con las doce campanadas. Para ti es algo como lo que sigue. Campanada. Uva. Carcajada. Campanada. Carcajada. Carcajada. Uva. Te las acabas fuera de tiempo a trompicones.

Hola 2010.

Sigue la fiesta con sus altibajos. Desapareces. Te busco. Te encuentro recostada en mi despacho.

Por primera vez en mucho tiempo estamos solos. Te beso. Mis manos se dirigen a tus firmes pechos. Continúas en mi boca. Te levantas. Te sientas en el suelo junto a la puerta de salida al patio. Voy a ti. Me dices algo así como que no sé lo que estoy haciendo. Y tanto que sí, pienso. Nos miramos. Retomamos el mismo beso.

Ya lo dice Sonsoles Ónega en la novela que me recomendaste el pasado fin de semana. Todos necesitamos volver al instante en el que fuimos felices.

Por eso a veces me siento en ese incómodo banco en el que te encontré recostada aquella nochevieja de hace diez años, recreo con sumo detalle el beso y tengo la certeza de que solo fue el primero.

PARTE 2

I. El dolor que sentimos los pasados años

Quizá te hayas enfadado por lo que te escribí ayer en Whatsapp. Si es así, lo siento. Pero decir lo que uno piensa, siempre y cuando se haga con respeto, es una máxima que cualquiera debiera llevar a cabo por coherencia moral.

El caso es que hace un par de días mis hijos se fueron con su madre. Vamos a estar, como sabes, tres semanas sin vernos. Fue un drama. No faltaron lloros, tirones de brazo ni gritos de desconsuelo que se iban alejando a la vez que ellos. Esta anónima escena familiar no solo me llevó a mi infancia. Sino también a un estado de conmoción que me hizo pensar mucho durante toda la noche en vela que la sucedió.

 

Te amo. Y consecuentemente, te quiero a mi lado. No me conformo con menos. Pero estás casada y en el futuro me gustaría poder mirar a los ojos a tus hijos. Ser un digno compañero de su madre.

Sí. No hay nada que desee más que hacer confluir nuestras vidas. Para  lo bueno y lo malo. Siempre. Pero me gustaría que el día que volvamos a vernos cara a cara lo hagamos con libertad y limpios de pasados limitantes.

 

Habíamos quedado en reencontrarnos dentro de unos días después de uno de tus conciertos. Para mí lo fácil sería esperar esta fecha.

Sigo impacientemente tachando números en el calendario. Busco las notas de tu violín con los ojos cerrados. Tal vez nos abrazamos. Suenan las campanas. Mi cenicienta echa a correr. Me voy destrozado a casa por no haber conseguido lo que quiero de ti aunque no esperara nada. Me frustro. Me enfado. Y seguimos en la misma rueda de los últimos once años.

 

No.

 

Valora si lo que tienes es lo que quieres para el resto de tu vida o prefieres explorar una oportunidad conmigo.

Decide sin injerencias ni presiones. Pero ten en cuenta que es un error seguir con una persona porque te hace la vida fácil y es el padre de tus hijos.

Consejos das que para ti no tuviste, pensarás de mí. Con razón.

Mientras tanto, yo me reconstruyo. Me tranquilizo. Te sueño. Y sigo muy cerca de ti aunque tampoco voy a prometerte ya que vaya a esperarte.

 

Con todo y con ello, soy consciente de que he optado por el camino más pedregoso a ti. Y que te parecerá que voy conduciendo por la vida dando incomprensibles y bruscos giros de volante. Pero no propongo ni más ni menos que lo que tú me has pedido mil veces. Que no fuerce las cosas. Y hacerlas lo mejor posible dadas las circunstancias, añado.

 

Tú vendrás con dos hijos preciosos. Yo con otros dos. Pero no traeremos rémoras del pasado. No habrá otras personas que no seamos nosotros seis y si la fortuna me acompaña, esa que quiero contigo y que será la que hace siete. Mi locura. Tu número preferido.

Durante muchos meses pasarán nuestros días entre legos, notas musicales, conversaciones, juguetes de playa, llamadas telefónicas, reuniones y alguna que otra escapada para dibujarte haciendo una pose divertida en no sé qué monumento. Te acompañaré a tus conciertos. Haremos el amor cada noche. Dormiremos juntos. Si quieres, cuando no haga mucho calor, abrazados.  Nos tendremos. Y nos hallaremos dignos, felices y recompensados en el dolor que sentimos los años pasados.

II. Algo contigo

Nunca he sido devoto de los roscones. Pero para la tarde del cinco de enero de 2010 encargué uno en la mejor pastelería de mi zona con la finalidad de que nos lo comiéramos juntos.

Habían pasado solo cinco días de ese beso tuyo que encontré como quien encuentra algo muy apreciado en un cajón cuando ya no está buscándolo.

No viniste.

Es cierto que, a pesar de que estuve esperándote con reloj en mano y lágrimas en los ojos, en ningún momento te habías comprometido a pasar esa tarde de reyes conmigo. De hecho, desde que volviste a tu casa después de la fiesta de nochevieja, me había resultado prácticamente imposible hablar contigo. Pero tenía que intentarlo. Necesitaba descubrir más de ti y era la ocasión perfecta.

Así, con aquella cita frustrada, empezaba un periodo de dos o tres años muy duros para mí, en el que no hubo acercamiento sin posterior distanciamiento por tu parte, y que culminaría con tu boda.

No obstante, guardo momentos inolvidables de aquellos meses. Como nuestra cena a dos en ese restaurante que se llama como tú y en el que sonó en directo la canción que desde entonces abre la banda sonora de nuestra historia de amor.

Y creo que fue esa misma noche, de vuelta al coche, cuando te regalé un ejemplar de Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda, en el que te había grafiado a colores esas dos palabras, con sus ochos letras, que se dicen cuando ya sabes que quieres pasar el resto de tu vida con la persona destinataria. ¿Todavía lo conservas?

 

Escribo hoy estos agridulces recuerdos. Y mientras escucho de nuevo eso de que ya no puedo acercarme a tu boca sin deseártela de una manera loca, veo nuestra mesa en aquel restaurante al que se accede por una discreta, decrépita y ténuamente iluminada callejuela. La vocalista interpreta la versión aflamencada de Rosario Flores. Te miro. Me sonríes. Sí, otra vez me sonríes.

Y a pesar de los años transcurridos, con tantas y tantas experiencias que he vivido, sigo queriendo tener algo contigo.

III. Querer es poder

Hablas.

Me cuentas anécdotas de tu experiencia como madre. Me confiesas lo difícil que está siendo tu verano. Quiero abrazarte y no me atrevo. Me narras la sinopsis del último libro que estás leyendo. Mañana me lo compro, pienso. Me relatas eso de que a veces andas coja porque no dejas tus pies tranquilos.

Estamos a gusto.

Me levanto y sirvo una copa de vino.

Pongo algo de música.

Me vuelvo a sentar delante de ti. Sin distancias de seguridad ni leches.

Me dices que sí, que enciendo el fuego de tus ilusiones. Y cuando tus llamas comienzan a iluminar mis ojos empiezan tus peros. Muchos.

Mantengo el gesto tranquilo. Tomo tu mano. Te miro. Ya no quiero que te vayas.

Entre pero y pero expones sus porqués.

Callas. Sonríes aliviada. Tus ojos enamorados se clavan en los míos. Esperas a que diga algo pero soy incapaz de articular palabra.

Sorbes de nuestra copa. Como buena música eres una gran experta en precisos silencios.

Por fín nos abrazamos. Te susurro al oído que te quiero por si es la última vez que puedo hacerlo.

Y justo cuando te iba a responder que querer es poder, suena la dulce melodía en mi teléfono móvil que anuncia un mensaje tuyo.

Solo tengo dos personas con las notificaciones personalizadas en mi lista de contactos de Whatsapp. Sí, una de ellas eres tú y la otra no es Mark Zuckerberg.

Me deseas los buenos días.

Sonrío. Solo era un mal sueño.

P.D. Continuará... Eso sí, vuelve periódicamente porque no voy a avisar cada actualización. Salvo que me apetezca hacer lo contrario. Que no pasa nada. Ser impaciente en el amor no está tipificado como delito en ninguna ley. Al menos de momento.

Por cierto, de vez en cuando, aún después de publicados, efectúo revisiones en alguno de los últimos textos. Por lo que tampoco estaría de más su relectura.

Scrapbooking

Qué es el scrapbooking

Con el auge de la fotografía digital entró en cierto desuso el álbum de fotos.

Sin perjuicio de ello, ha seguido incrementándose el número de seguidores del scrapbooking, que es una técnica que lleva a confeccionar libros o álbumes personalizados con recortes, textos y fotografías.

Según la wikipedia, una de las primeras manifestaciones de esta manualidad se produce en 1769 cuando el escritor William Granger publicó la historia de Inglaterra. Incluyendo dibujos, además del texto, así como páginas en blanco donde los lectores podían agregar sus propios comentarios e ilustraciones. Aunque, más conocido es el ejemplo de Thomas Jefferson. El presidente estadounidense guardó y reunió en álbumes recortes de periódicos durante el tiempo que duró su mandato en la Casa Blanca.

Mucha gente también se unió a esta práctica coleccionando artículos de diarios, dibujos y otros recuerdos que fueron agrupados en un libro. En este mismo período comenzaron a diseñarse álbumes más elaborados, con novedosas cubiertas e, incluso, con candados. Además, fue el inicio de la creación de los diarios personales y los álbumes de la amistad.

Ante tal crecimiento, John Poole publicó en 1826 Manuscript Gleanings and Literary Scrapbook. La obra pretendía ser un manual de cómo exhibir poemas, entradas de un diario personal y otros «scraps» (recortes). La invención del daguerrotipo en 1839, paso previo a la aparición de la fotografía, marcará un antes y un después en el arte del scrapbooking.

A finales de 1800, el escritor Mark Twain se convirtió en un entusiasta de esta técnica creando numerosos álbumes personales, que llegó a vender por un valor de 50.000 dólares. Posteriormente, en 1888, George Eastman patentó la primera cámara Kodak, ampliando el horizonte de cada persona para crear su propio álbum de recuerdos.

Los scrapbookers son los seguidores del scrapbooking.

Cómo descubrí el scrapbooking

En mi caso, lo que empezó como un simple ejercicio de recopilación en 2014 de experiencias familiares sobre nuestros viajes, ha evolucionado hacia un cuaderno de constatación y archivo vital más amplio.

De niño ya había intentado varias veces acostumbrarme a la fórmula del diario. La constancia exigida para dicho formato y el miedo a la observación me llevaban a que días después terminara rompiendo sus hojas ya escritas.

Vivimos en una época de máxima digitalización. Pero quizá el hecho de tener hijos, me generó la necesidad de recoger por escrito nuestras experiencias para de vez en cuando volver a ellas y dejar constancia material de todo ellos en clave de futuro.

Ideas para scrapbooking: qué hago en mis diarios

  • Relato experiencias personales y familiares.
  • Mis hijos hacen sus dibujos. Algunas veces de temática libre y otras, contextualizados al tema o experiencia que se está tratando en esas páginas.
  • Pego documentos varios como entradas de museos, tarjetas de visita o recortes de periódico.
  • Incluyo fotografías instantáneas sobre nuestras vivencias.
  • Realizo bocetos o cuelgo fotografías de los que he he hecho en otros papeles; explicando las técnicas y materiales utilizados, etcétera.
  • Escribo poemas y publicaciones que he colgado previamente en mis redes sociales como Instagram.
  • Reproduzco facturas de restaurantes con detalle de nuestros menús y sus precios.
  • Pido a otras personas importantes en nuestras vidas que participen ocasionalmente en nuestros cuadernos, escribiendo cualquier experiencia.
  • Relato la trayectoria de otros miembros de nuestra familia.
  • Redacto recetas de platos que nos han gustado.

Cómo hacer scrapbooking: qué materiales uso para mis cuadernos de recuerdos

Qué hago cuando termino un cuaderno de scrapbooking

Lo guardo en un lugar seco dentro de una bolsa hermética de plástico. Pero antes lo digitalizo para tener una copia de seguridad en formato PDF que me permitirá mantenerlo en caso de extravío, así como entregarlo a mis hijos cuando sean adultos sin perder el control sobre el original.

Vivir sin coche

En julio de 2018 compré en amazon un patinete eléctrico Xiaomi Mi Scooter M365 y la experiencia no puede ser más positiva. Tanto que dos meses después vendí mi coche a pesar de que inicialmente no era el objetivo.

Vivo en una mediana ciudad con pocos carriles bici aunque sin grandes pendientes.

De vez en cuando utilizo un taxi, al menos el 80% de los desplazamientos urbanos los realizo con patinete y a veces, tengo que recurrir a un coche prestado para ciertos desplazamientos familiares. Pero estos últimos son anecdóticos.

Dios salve al coche

Uno de los primeros sectores que activan el botón del pánico ante una crisis es el del automóvil. Y también suele ser uno de los que más ayudas recibe en un país cuando los gobiernos intentan reactivar sus economías.

Si te fijas, no ha sido diferente en la actual situación derivada de la pandemia por la COVID-19; en la que el Gobierno de España, como otros de nuestro entorno, ha anunciado medidas que pretenden potenciar la compra de coches tras semanas de cifras catastróficas.

Esto es porque por ejemplo en España, el sector del automóvil representa el 10% del PIB y emplea el 9% de la población activa. Nada más y nada menos.

Por lo anterior y con el impulso de la publicidad y los medios de comunicación, no existe familia modélica en España que no tenga dos coches, vivienda propia y apartamento en la playa o chalet en la sierra. Mira a tu alrededor.

Pero además, el vehículo personal se haya convertido en uno de los símbolos del éxito social.

Nos hemos acostumbrado a que las personas adultas deben tener su propio coche. Según una encuesta de 2019, el 80% de los consultados no podría vivir sin su vehículo. Eso sí, gracias al marketing aspiracional, cuanto más grande y caro, mejor. Y la mayoría sigue esa idea sin observar más razones ni opciones.

Es evidente que hay que atender al caso concreto.

Efectivamente, las circunstancias personales y profesionales de cada cual son distintas. Por lo que hay que analizar con detalle cada situación en función a alternativas, recursos y necesidades reales.

Al respecto hay que considerar, sobre todo cuando gran parte de nuestros movimientos se producen en un entorno urbano, si podríamos sustituir el coche propio por medios de transporte alternativos como el autobús, los vehículos de movilidad personal, el taxi o el metro. Teniendo en cuenta además que para necesidades puntuales, como viajes, también puede alquilarse un vehículo a una empresa especializada.

EUROPCAR ofrece vehículos en alquiler desde 10 euros al día. A este gasto hay que añadir el de la gasolina. 

Ventajas de vivir sin coche

Económicas

Como decía aquel viejo anuncio, tu coche pierde pasta.

Según mis cálculos, mantener mi último utilitario me suponía un desembolso mínimo de 2.000 euros al año. Gasolina, seguro, reparaciones ordinarias e impuestos. A lo que habría que añadir el coste del alquiler de un aparcamiento si fuera necesario en tu caso.

MI PRESUPUESTO 2020 MOVILIDAD

  • Desplazamientos en taxi: 300 euros.
  • Seguro patinete eléctrico: 40 euros.
  • Recarga eléctrica del patinete (he considerado una cantidad alzada según varios estudios que he leído en Internet): 120 euros.
  • Pequeñas intervenciones en el patinete: 50 euros.
  • Otros medios de transporte: 250 euros.
  • Gasolina (coches compartidos): 150 euros.
  • Total: 910 euros.

Sin tener en cuenta, por otro lado, que más pronto que tarde hubiera tenido que comprar otro coche. Operación que me exigiría financiación externa. Con lo que a la compra mínima de un coche, habría que sumar los intereses generados.

A modo de ejemplo, en verano de 2017 visité un concesionario interesándome por un SEAT IBIZA de gasolina con características intermedias. Creo recordar que la financiación resultaba en torno a 210 euros al mes durante 6 años. 

Con todo y con ello, con el resultado positivo obtenido estoy intentando incrementar mis ahorros. Y vivir tranquilo sin más deuda ni compromisos con el banco.

Lo sé. Llegados a este punto puedes pensar que soy un pobre tonto o un tonto pobre.

En el primero de los casos no has entendido nada. Y te recomiendo que sigas teniendo mejor coche que tu vecino. Aunque necesites recurrir a una financiación bancaria que te exprime cada mes.

En el segundo, nada que objetar. Has hecho los deberes o el destino o la fortuna te permiten tener el coche que quieres.

Pienses lo que pienses, estoy convencido que desde el punto de vista de mi economía personal la decisión de vivir sin coche no ha podido ser más acertada.

MIS GASTOS 2020 MOVILIDAD

  • Febrero 2020: 45 euros, gasolina coche compartido.
  • Febrero 2020: 1 euros, mantenimiento patinete.
  • Mayo 2020: 15 euros taxi.
  • Mayo 2020: 11,85 euros taxi.
  • Junio 2020: 4,75 euros taxi.

Al finalizar el año incluiré 120 euros de recarga eléctrica del patinete y 40 euros del seguro del mismo.

Actualizado: 31/05/2020.

Medio ambiente

Desconozco si los yacimientos de petróleo se agotan. Pero a la vista de las conclusiones de la mayoría de expertos en la materia, la descontrolada emisión de dióxido de carbono en la atmósfera está derivando en el calentamiento global que traería el temible cambio climático.

Quizá en este punto te estés haciéndote la pregunta de si podrías vivir sin coche. Casi dos años después de decidirlo, puedo decir que sí.

¿Y si más adelante necesito coche?

Vivir sin coche no es una religión. Por lo que si por objetivas circunstancias en el futuro me viera en la necesidad de comprar uno, me plantearía adquirirlo de segunda mano adaptado a mis estrictas necesidades.

Mi patinete eléctrico

Por qué compré un Xiaomi MI 365

  • Soy fan de la marca china Xiaomi.
  • La relación calidad-precio. Por menos de 400 euros pude tener un vehículos de movilidad personal.
  • Es el patinete eléctrico que tiene la mayoría de personas. Y esto no lo considero una ventaja en cuanto a que quiera seguir ninguna moda. Sino porque al tener una comunidad de usuarios tan grande, encuentras información en Internet de todo tipo y hay un mercado de soluciones técnicas especializadas.
  • Aunque no soy muy partidario de los complementos ni de tunear el scooter, existen infinidad de productos para personalizarlo y adaptarlo a los gustos y necesidades de cada cual. En mi caso, de momento, únicamente he comprado un soporte que me permite fijar el teléfono móvil al manillar para comprobar mientras conduzco diferentes parámetros del aparato como su velocidad.

Seguro de patinete sí o no

Aunque hay algunas ciudades españolas que ya establecen la obligatoriedad de contratar un seguro de responsabilidad civil para el uso de patinetes eléctricos en su territorio, lo cierto es que con carácter general, no existe todavía norma alguna a nivel del Estado que obligue en este sentido.

Con independencia de ello, es conveniente contratarlo  para prevenir posibles siniestros en los que sobre todo, puedan estar implicadas terceras personas.

En mi caso, desde principios de 2019 tengo suscrita una póliza de seguro para mi patinete con cobertura de responsabilidad civil y defensa jurídica.

No me cuesta más de 40 euros al año. Por  lo que por este precio, no merece la pena no contratarlo.

Finanzas personales en progreso

Conceptos introductorios

Qué es la seguridad financiera

Es un concepto cuya descripción varía en función a la fuente que se consulte.

Aquí vamos a delimitarla en un sentido libre y amplio.

Activa

Cuando se tiene capacidad para cubrir, sobre todo con ingresos activos como la nómina, los gastos mínimos e irrenunciables del individuo y su familia, tales como alimentos, ropa, medicamentos, alquiler o hipoteca, etcétera.

En este supuesto, si fallan los ingresos activos deviene un gran problema económico.

Aquí se encuentra la mayoría de personas en edad laboral.

Pasiva

Este es el tipo clásico de seguridad financiera que recoge la mayoría de autores actuales.

Supone que los gastos básicos del individuo son cubiertos de forma pasiva. Y no mediante ingresos activos como los rendimientos del trabajo.

A modo de ejemplo, si la suma de gastos mínimos de una persona ascienden a 600 euros al mes, esta cantidad se obtiene a través de ingresos pasivos tales como alquiler de inmuebles, derechos de autor, comisiones de afiliación por venta en una página web, etcétera.

En el mejor de los escenarios, estos ingresos pasivos provienen de diferentes fuentes para evitar que la caída de una de ellas afecte al total.

El fondo de seguridad

Supone disponer de los recursos necesarios para poder hacer frente a los gastos mínimos del individuo y su familia durante un período de tiempo concreto en el que excepcionalmente no se generara otro tipo de ingresos. Con independencia de si la fuente principal de ingresos es activa o pasiva.

Por ejemplo, acumulando los ahorros que permitan cubrir los gastos mínimos durante un año, ante la posibilidad de perder el trabajo y tener que estar un tiempo sin ningún otro ingreso.

Tienen que ser recursos propios y estar disponibles de manera inmediata.

Actualmente sigo construyendo mi fondo de seguridad con al menos el 50% de la discreta cantidad mensual que destino a ahorro.

Lo deposito en una cuenta creada específicamente para este fin; con lo que la misma no tiene recibos domiciliados ni tarjetas de débito asociadas para evitar desorden y tentaciones.

Para calcular la cantidad mensual de tu fondo de seguridad deberás tener en cuenta tus gastos de hipoteca o alquiler; cesta de la compra; luz y otros suministros como gas; formación; así como una pequeña partida para medicamentos y reposición de prendas de vestir, etcétera.

Qué son la independencia y la libertad financiera

La independencia financiera se adquiere cuando el individuo recibe ingresos suficientes no solo para atender sus gastos mínimos, sino también otros que le permiten mantener su nivel de vida deseado. Por ejemplo, recibir clases de yoga; ir a restaurantes, hacer una vez al año un viaje en crucero, etcétera.

Por último, la libertad financiera se obtiene cuando una persona genera más ingresos que los que necesita para mantener su nivel de vida. En el mejor de los casos, son ingresos pasivos. Por lo que puede no trabajar y vive completamente de las rentas recibidas.

Punto de partida: a menos de un mes del colapso financiero

Muchas personas están a menos de un mes del colapso financiero.

Es decir, si fallaran sus ingresos ordinarios no tendrían la capacidad de subsistir ni siquiera unos días sin recurrir a recursos externos; ya sea a través de la vía familiar o la financiación bancaria.

Esta situación genera mucho estrés e incertidumbre. Y en caso de producirse un fallo del ingreso principal, la consecuencia puede ser dramática.

La mejor manera de evitarlo es construyendo el fondo de seguridad.

Cómo mejorar mis finanzas personales

Control de la deuda improductiva

Se trata de evitar y reducir al máximo la deuda contraída para la adquisición de productos tales como viajes, coches, material deportivo, etcétera, que no vayan a generar un rendimiento económico asociado.

Por lo tanto, no se trata de no estar endeudado. Sino de no estarlo por bienes de consumo, estén o no asociados a conductas aspiracionales.

Plan de reducción de deudas personales

Tal y como indica Vicens Castellano en su libro Ajuste de Cuentas, lo primer que hay que hacer cuando estás en un agujero, es dejar de cavar.

Por ello, cuando se dispone de deudas personales improductivas, lo primero que propone es reducir los gastos, precisamente, reduciendo las deudas.

Para empezar, hay que determinar una cantidad fija mensual que se puede retener al inicio de cada mes para destinarla a la amortización de la deuda y hacer un listado de los créditos activos que se tiene, en función al tipo de interés que se está pagando por ellos y no de la cantidad adeudada.

Una vez se dispone de la anterior información hay que destinar la cantidad fijada a la amortización de los créditos; empezando por el que se paga más interés. Conforme se vayan cancelando, destinar la cantidad inicial, más las mensualidades que se abonaban a los créditos ya cancelados, para hacer lo propio con el siguiente. Y así sucesivamente hasta cancelarlos todos.

Control de gastos

Atención a los gastos hormiga

Hay que revisar y eliminar algunos de los gastos recurrentes prescindibles, más conocidos como gastos hormiga. Porque aunque suponen pequeñas aportaciones periódicas que se pueden asumir, si se observa su suma anual, representan una cantidad económica relevante.

Por ejemplo, ¿para qué quiero tener una suscripción de storytel por 9 euros al mes si no escucho ni un audiolibro completo en este periodo?

¿No será mejor comprarlo cuando realmente quiera consumirlo?

Conviene revisar en este punto todos los gastos recurrentes, tales como la compra de coleccionables y las suscripciones a servicios online (como dropbox, netflix, spotify, etcétera), que se han convertido en una de las grandes máquina destructoras de dinero.

Y plantearse también, por ejemplo, si merece la pena comprar un periódico diariamente en papel o si se puede desayunar en casa en lugar de gastarse 4 euros todos los días en el bar de la esquina.

Eso sí, tampoco se trata de eliminar necesariamente este tipo de gastos por completo. Pero sí de pensar en reducirlos al máximo o de valorar si su alternativa más económica podría producir el mismo grado de satisfacción.

Vivir sin coche

Por otra parte, para mantener lo más bajos posibles tus gastos puedes plantearte vivir sin coche. O reducir los gastos de su mantenimiento.

Compra reflexiva

Desde hace algún tiempo hago lo que los responsables de marketing no quieres que hagas. Evitar compras impulsivas.

¿Cómo hacerlo?

Cuando quieras comprar algo que no sea un producto de urgente necesidad como un medicamento, deja pasar varios días antes de hacerlo; de forma que vayas comprobando durante ese periodo más largo de tiempo si realmente lo necesitas y merece la pena hacer el esfuerzo económico que requiere.

Hace más de 10 años utilicé durante un tiempo una técnica que me sirvió para empezar a controlar mis impulsos de consumo.

Iba a la zona comercial más importante de mi capital de provincia con un billete de 500 euros en el bolsillo del pantalón.

Debía exponerme a la oferta comercial. Y volver a casa con el mismo billete de 500 euros.

No compraba porque no pudiera. Sino porque no quería.

En este punto es importante ser consciente de que si quieres mantener una actitud racional en la compra, vas a tener que enfrentarte a comercios como amazon; que te conquistan con la puesta en marcha de procesos de venta muy fáciles y que saben qué quieres comprar en cada momento gracias a la inteligencia artificial.

Reducir el coste de la compra del supermercado

La adquisición de alimentación supone una de las grandes cuentas mensuales de cualquier familia.

Para reducir el gasto en esta partida los expertos recomiendan, por ejemplo, acostumbrarse a ceñirse a una lista previamente cumplimentada para evitar las compras de última hora.

También conviene comparar entre diferentes marcas de un mismo producto e intentar adaptarse a las blancas, tales como Hacendado.

Incremento de los ingresos. Especialmente de los pasivos

Qué son los ingresos pasivos

Son aquellos que requieren una aportación inicial de tiempo y/o recursos pero que posteriormente funcionan de una manera automática, aunque sigan precisando de una mínima intervención de supervisión o ajuste.

Pongámonos en el caso de que escribes un libro. Te ocupa un año y medio las fases de planificación, documentación, redacción y promoción de lanzamiento. Pero posteriormente, de manera sostenida, esta obra se vende sin requerir apenas tu implicación. Los ingresos obtenidos en este caso son pasivos durante mucho tiempo.

Piensa en el activo

Padre rico, padre pobre de Robert T. Kiyosaki es uno de los libros imprescindibles sobre educación financiera.

Su autor define los activos como aquellos bienes y derechos que «ponen dinero en mi bolsillo«, frente a los pasivos que realizan el efecto contrario.

Por lo anterior, podríamos considerar con carácter general que los ingresos pasivos provienen de activos.

Teniendo en cuenta, no obstante, que algunos activos precisarán más esfuerzo que otros. Aunque una vez puestos en marcha, su sistema en funcionamiento generará ingresos incluso en los momentos en los que no se esté encima de ellos.

Kiyosaki considera que:

Los ricos adquieren activos

Tales como negocios que no requieren su presencia; acciones de empresas; royalties por propiedad intelectual (canciones  de  música) o industrial (patentes); acciones de empresas; bienes inmuebles que generan ingresos (alquiler, plusvalías de reventa…) y todo aquello «que tenga valor, produzca ingresos o se revalorice, y tenga un mercado disponible«.

Los pobres solo tienen gastos
Por mi trabajo visito muchos hogares. Y tengo comprobado que muchas de las personas que están en precaria situación económica, tienen en su salón las mejores televisiones. Eso sí, compradas a crédito, que es un sistema que dinamiza los mercados pero que lleva a sumar gasto (y más pobreza) a los individuos con menos educación financiera y recursos.
La clase media adquiere pasivos; «pero ellos creen que son activos«

Por ejemplo, según Kiyosaki, la clase media adquiere cada vez mejores casas para vivir (y aparentar), conforme van incrementándose sus ingresos.

Al respecto tiene claro que «si tu casa es tu inversión más grande, tienes un problema«. Porque realmente es por norma general un pasivo y no un activo.

Con todo ello, aunque la estrategia de centrarse en los activos parezca fácil en términos teóricos, la realidad es que en el 80% de las familias, «la historia financiera es un relato de trabajo duro para salir adelante.  No porque sus miembros no ganen dinero, sino porque pasan sus vidas construyendo pasivos en vez de activos«.

Ahorro e inversión

Muchos autores recomiendan reservar desde el primer día del mes una cantidad de ingresos fija o variable en concepto de preahorro. Y después, con el dinero restante y por este orden, pagar los compromisos adquiridos, incrementar el ahorro o gastarlo en experiencias y bienes no necesarios.

Por qué depositar tal cual el dinero en una cuenta del banco no es una buena idea

Entre los bajos intereses que el dinero genera y por la inflación existente, a medio o largo plazo terminarás teniendo menos dinero del que depositas.

Cómo invertir

Considerando lo anterior, hay que desarrollar estrategias de inversión; aunque dependerán de diferentes factores como la coyuntura macroeconómica. Y de los objetivos, preferencias y perfil de cada persona.

Porque por ejemplo, cuanto más joven es, mayor riesgo puede asumir generalmente en sus estrategias; a la vez que puede plantearse opciones de inversión a mayor  plazo.

Por otra parte, el tiempo que tiene para gestionarla; los recursos económicos o la capacidad de endeudamiento que disponga, así como la necesidad que tenga de poder hacer líquida la inversión de una manera rápida en un momento dado o el perjuicio que la pérdida de dicha inversión puede producirle patrimonial o  personalmente, también vienen a condicionar el tipo de inversión.

Algunas opciones de inversión

No son excluyentes entre sí. De hecho la gran mayoría de inversores las combinan para reducir el riesgo.

Acciones en la bolsa de valores

La inversión en bolsa es una disciplina muy amplia que precisa familiarizarse con conceptos tales como análisis fundamental, dividendos, etcétera.

Puede adquirirse acciones en las bolsas de valores para obtener rendimientos en el corto o mayor plazo.

En el primero de los casos, es necesario seguir de manera continua el mercado. En el segundo, quizá no tanto porque puede elegirse, por ejemplo, la estrategia de adquirir acciones de grandes empresas que generen dividendos y crezcan en el largo plazo.

Pero en cualquier caso, invertir en acciones directamente precisa conocimientos y tiempo.

Con todo y con ello, además, tendrás que hacerlo a través de un bróker, al que habrá que abonarle una serie de comisiones por su labor de mantenimiento de cartera e intermediación.

Si te interesa este sector, te recomiendo que sigas, por ejemplo, a Andrea R.

Cuando tenía aproximadamente 15 años rompí una hucha con 60.000 pesetas (360 euros).

Pedí a mi padre que me llevara al banco porque quería invertirlas en acciones de bolsa.

No sé si el director de la oficina bancaria estaba previamente compinchado con mi acompañante. Pero me convenció de que invertir esa cantidad en acciones era una mala idea.

Logró que me fuera a casa sin las acciones y con las 60.000 pesetas, eso sí, ingresadas en la libreta de su entidad.

Para mayor despropósito, me vendió el concepto de que una persona de mi edad tenía que jugar a bolsa sin invertir realmente. Había que hacerlo apuntando con lápiz en una libreta las acciones que compraba y vendía, a la vez que siguiendo su evolución en el teletexto o el periódico. Sin dinero de verdad.

No sé si aquel director de oficina bancaria inspiró lo que muchos años después sería la inversión en criptomoneda. Pero por supuesto que a los pocos días perdí el interés en su juego.

Las acciones que no compré eran de REPSOL en pleno proceso de privatización de la compañía.

Aunque ni siquiera en aquel momento me hubiera importado perder íntegramente la cantidad invertida, el precio de su acción el 04 de junio de 1993 cerró a 6,55 euros (en pesetas). A fecha 05 de junio de 2020 lo hizo a 9,53 euros.

Hubiera pagado importantes cantidades por la gestión de una cartera inicialmente tan pequeña, se han hecho splits en sus acciones, se han repartido jugosos dividendos y REPSOL es uno de los valores más fuertes de la Bolsa de Madrid.

Las 60.000 pesetas no sé en qué me las gasté. Seguramente en cualquier capricho tonto.

Todavía sigue habiendo gente que tiene fe ciega en el criterio de su asesor del banco porque lo conoce toda la vida. Y también la hay que no entiende por qué la educación financiera debiera aprenderse en el colegio desde pequeños.

Participar en otros negocios gestionados por terceros
Fondos de inversión

Son instrumentos de inversión colectiva.

Es decir, muchas personas ponen en común a través de un tercero que gestiona el fondo sus recursos económicos para intentar obtener una rentabilidad individual y futura con las cantidades aportadas.

No son organizaciones sin ánimo de lucro. El inversor espera rentabilizar sus aportaciones y quienes lo gestionan cobra, en mayor o menor porcentaje, comisiones por su trabajo.

Hay diferentes clasificaciones para los fondos de inversión:

  • De renta fija. Invierten en deuda: bonos, letras, obligaciones y pagarés. Son los que ofrecen porcentualmente una menor rentabilidad pero suelen ser los más seguros.
  • De renta variable. Adquieren acciones de empresas que cotizan en bolsas de valores.
  • Mixtos. Invierten en renta fija y renta variable.
  • Globales. Tal y como indica la CNMV, «son los que no tienen definida con precisión su política de inversión: no encajan en ninguna de las categorías que se han descrito. Son fondos que tienen libertad para no fijar de antemano los porcentajes que van a invertir en renta fija o variable, la moneda en que estarán denominados los activos en los que invierta o la distribución geográfica de la inversión«. En esta categoría es posible encontrar fondos con elevados niveles de riesgo.
  • Garantizados. aseguran la recuperación del capital inicialmente invertido más una rentabilidad fija o variable, en una fecha futura determinada.

Por otra parte, pueden considerarse desde el punto de vista sectorial:

  • Genéricos: Invierten en cualquier tipo de valor: farmaceúticas, bancos, ectétera.
  • Temáticos. Lo hacen en compañías de sectores concretos: tecnológicas, etcétera.

Asimismo, desde el punto de vista territorial, hay que tener en cuenta que hay fondos que invierten en valores de un determinado territorio (España, USA, Europa, Japón…) o de un espacio global.

Los fondos de inversión también cabe clasificarlos en función al tipo de gestión:

En mayo de 2020 abrí una cuenta de fondos indexados en Indexa Capital. El objetivo inicial es el de efectuar ingresos en ella de manera recurrente, cuya aportación podré incrementar una vez cancele mi actual hipoteca en 2025, con la finalidad de poder comprar al menos una vivienda en 2040, que alquilaría para que genere rentas de cara a mi tercera edad.
Inmuebles
Oro y plata
Obras de Arte

Recomiendo al respecto ver el documental El precio del arte.

Me interesó mucho la trayectoria de Stefan Edlis, inversor de este tipo de bienes, que tenía en su colección obras de Jeff Koons, Warhol, etcétera.

Adquisición de otros activos tales como patentes, propiedades intelectuales, páginas web, etcétera

Separación de pareja y consecuencias económicas

La mayoría de rupturas de pareja tiene consecuencias económicas, de mayor o menor impacto, sobre los cónyuges.

Blogs de finanzas personales y libertad financiera que recomiendo

  1. FinanzasCasa.com
  2. LaHormigaCapitalista
  3. InversorDirectivo
  4. AlFinLibre

Libros de finanzas personales

  1. Padre Rico. Padre Pobre. Si yo tuviera que leer mi primer libro en esta materia sería sin duda este de Robert Kiyosaki. Si eres clase media o baja, cambiará tu visión de sobre la deuda y enfocará tus objetivos hacia el activo. Este autor ha publicado posteriormente una multitud de secuelas de esta obra que considero que no son necesarias ni tan interesantes.
  2. Independízate de papá estado. Un libro de Carlos Galán para iniciarse en inversión con la finalidad de obtener la libertad financiera. Muy centrado en los fondos indexados, se lee en un máximo de tres horas. Práctico y directo. Ojalá lo hubiera leído antes.

Los fondos indexados

Uno de los mejores (y más desconocidos) fondos de inversión son los indexados.

Me costó semanas entender su funcionamiento pero es muy sencillo.

Son aquellos que invierten referenciándose en índices.

Qué son los índices

Son registros estadísticos que reflejan las variaciones de valor o rentabilidades promedio de las acciones de empresas que lo componen.

Seguro que en la televisión alguna vez has oído hablar del IBEX-35. Pues bien, este es un índice de valores que agrupa a las 35 empresas con mayor capitalización bursatil de España.

Pero hay otros muchos: MSCI, SP500, Nasdaq, Dow Jones, etcétera.

Cómo funcionan los fondos indexados

Nos ponemos en el ejemplo de un fondo indexado que se identifica con el SP500, que es un índice que se basa en la capitalización bursátil de 500 grandes empresas que poseen acciones que cotizan en las bolsas New York o NASDAQ.

Con lo que la evolución de la rentabilidad del fondo en cuestión correrá la misma suerte que dicho índice, ya que trata de replicar su composición. Es decir, si el SP500 sube un 10% el fondo tendrá el mismo comportamiento.

John C. Bogle, padre de los fondos indexados y fundador de Vanguard, una de las grandes compañía de inversión del mundo, los describe de la siguiente manera:

«La estrategia ganadora es la de poseer todos los negocios que cotizan en bolsa del país a un coste muy bajo. Con ello te garantizar capturar casi la totalidad de los rendimientos de estos generan en forma de dividendos y beneficios.

La mejor manera de implementar esta estrategia es simple: adquirir un fondo que invierta en esta cartera, y mantenerla para siempre. A este tipo de fondos se les conoce como fondos indexados y son simplemente una cesta (cartera) en la que hay muchos, muchos huevos (acciones), diseñada para replicar el rendimiento general de cualquier mercado financiero o sector del mercado«.

Los valores de los índices pueden tener fuertes subidas y bajadas en el corto y medio plazo si son de renta variable; lo que afecta directamente a la rentabilidad de tu fondo.

A continuación vemos a modo de ejemplo el comportamiento del índice SP500 en plena expansión del coronavirus durante la primera mitad del año 2020.

Pero si se tiene en cuenta que la mayoría de índices en los que invierten estos fondos indexados tiene una evolución positiva en el largo plazo, aunque su rentabilidad no está garantizada, lo más probable será que ocurra lo mismo con el fondo en el que tenemos nuestro capital.

En la imagen puede verificarse cómo ha evolucionado el SP500 desde 1980.

Debe tenerse en cuenta en este punto que los fondos indexados no solo tienen como referencia índices de acciones, sino también de bonos (como por ejemplo, el Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond Index), que son menos rentables pero más seguros.

Cómo invertir en los fondos indexados

Si quieres invertir de una forma cómoda, con capacidad de hacer líquido el capital en cualquier momento, con un objetivo para el largo plazo y con aportaciones periódicas preferiblemente crecientes, una de las mejores formas de hacerlo es a través de los fondos indexados.

Se puede invertir en este tipo de fondos de dos maneras:

  • A través de brokers que intermedian la adquisición, mantenimiento y venta, en su caso, de las participaciones adquiridas. Sería el caso en España, por ejemplo, de Renta 4, ING o Myinvestor.
  • A través de gestores automatizados. En inglés tienen un nombre que en nuestro idioma suena un poco mal: robo advisors. Con ellos se paga mayores comisiones que a los brokers. Pero su sistema de inversión  es más sencillo para el ahorrador medio.

Opinión sobre Indexa Capital, el gestor automatizado de referencia en España

En Indexa Capital, que es una agencia de valores española debidamente registrada en la Comisión Nacional de Valores (CNMV), puedes invertir en este tipo de fondos desde 3.000 euros.

Indexa Capital realizará de forma automatizada un estudio de tu perfil de inversión en función a diversos criterios como la edad. Y como resultado de aquél, determinará el riesgo que podrías asumir con tu cartera de fondos invertidos, a la vez que considerará qué porcentajes irán automáticamente a cada fondo indexado de acciones y/o bonos.

Evidentemente, si a pesar de la recomendación de esta agencia quieres cambiar el tipo de perfil de inversión podrás hacerlo en cualquier momento.

A pesar de que pueda parecer lo contrario, el funcionamiento de Indexa Capital es muy sencillo. Porque el propio sistema se encarga de realizar todas las operaciones de adquisición entre 2 y 9 fondos de manera simultánea (a diferencia de los brokers).

El cliente no tiene que hacer nada más que ir incrementando (cuando lo estime) sus aportaciones y ver de vez en cuando el seguimiento de las inversiones. Porque realiza de manera automática toda la operativa, con lo que los costes de gestión disminuyen.

Por último señalar que Indexa Capital no incluye en las carteras de sus clientes ni oro, ni divisas, ni inmobiliario ni materias primas directamente.

Desde mayo de 2020 estoy gestionando mi creciente inversión en fondos indexados a través de Indexa Capital. Actualmente tengo un perfil de riesgo 6/10, con lo que un 50% aproximadamente se destina a fondos que adquieren acciones (renta variable) y la cantidad restante, a bonos (renta fija).

Cuanto más se acerque el perfil del inversor a 10 (es decir, 10/10), mayor es el riesgo que se asume, con lo que Indexa Capital invertirá en un tipo u otro de fondo en función al perfil de cada persona.

Evidamentemente, a mayor riesgo asumido más se puede ganar. Pero también más alta puede ser la pérdida.

Según esta agencia de valores, la rentabilidad anual esperada media de mi plan de inversiones es del +2,3%. Calcula que con un 95% de probabilidad al cabo de un año la rentabilidad estará entre -12,0% y +19,5%, y al cabo de 10 años entre un -20,9% y un +100,7%.

Por último es interesante que sepas que los fondos indexados de referencia son los de la gestora estadounidense Vanguard (fundada por el citado John C. Bogle), que en España se comercializan solo a través de unos pocos brokers como Myinvestor (neobanco de AndBank) y el citado gestor automatizado.

Debo reconocerte que cuando empecé a interesarme por este tipo de productos me sonaban a chiringuito financiero  pero nada más lejos de la realidad. Son fondos de inversión gestionados por grandes corporaciones internacionales y comercializados por entidades que disponen de las oportunas licencias en España.

Si quieres profundizar en el tema de los fondos indexados, te recomiendo la lectura de El pequeño libro para invertir con sentido común. Sí, de John C. Bogle.

La tributación de los fondos indexados

Por todos los fondos de inversión hay que pagar impuestos (en España). Ahora bien, no se tributa por el cambio o traspaso de un fondo a otro. Solo cuando se produzca la venta o reembolso.

Y cuando se vende, en caso de ganancia patrimonial, se tributa entre el 19 y el 23%.

El interés compuesto en los fondos indexados

Como afirma Carlos Galán en su libro Independízate de papá Estado, «el interés compuesto surge cuando los intereses de una inversión son reinvertidos para obtener más intereses en los siguientes años produciendo un crecimiento acelerado«.

En los fondos indexados, los rendimientos obtenidos por su cartera son reinvertidos directamente por sus gestores en el mercado; lo que genera un claro efecto bola de nieve que conforme va bajando la ladera de la montaña, «gana masa y velocidad cada vez más deprisa, creciendo de forma exponencial«.

Ello explica que los fondos indexados sean una modalidad de inversión que genera mejores resultados cuanto antes empiece a utilizarse.

Cómo crear un blog

Introducción: ¿blog gratis o de pago?

En primer lugar tienes que decidir si quieres poner en marcha un blog gratis o de pago.

Para la primera opción existen diferentes plataformas en Internet. Entre las más utilizadas están wordpress.com y blogger.

Por contra, para hacer un blog de pago tendremos que registrar un nombre de dominio, contratar un hosting e instalar y configurar el gestor de contenidos en el servidor.

Ambas alternativas tienen pros y contras:

La mayor ventaja de un blog gratuito es precisamente esa. Que no cuesta dinero. También que se pone en marcha de una manera más sencilla y rápida. Pero en un blog de pago, salvo que comiences a comprar plugins específicos y otros recursos, el coste anual puede rondar solo los 50 euros. Y el proceso de instalación tampoco resulta excesivamente complejo.

La mayor ventaja de un blog de pago es que tienes un absoluto control de sus funcionalidades y estética.

Por contra, en los gratuitos están limitadas a las opciones que te permite su desarrollador. Pero además, en el de pago, en cualquier momento puedes cambiar el gestor del contenido o migrarlo a otro proveedor de hosting.

Sin duda, según mi experiencia, si tuviera que recomendarte una elección me decantaría por el blog de pago. El coste es mínimo y las opciones son ilimitadas. Pero si pretendes desarrollar un sitio profesional o corporativo, es también una cuestión de marca. Porque no es lo mismo ofrecer a tus clientes una dirección del tipo rubioabogados.com que peperubioabogado.wordpress.com.

En este punto alguien me podría decir con razón que muchas plataformas gratuitas de blogging ofrecen un servicio premium por el que te permiten utilizar tu propio dominio en sus propias páginas, en lugar de un subdominio gratuito como el señalado en el ejemplo. Pero por el insignificante incremento de precio que supondría entre hacerlo así o completamente de pago, yo ni me lo pensaría.

De hecho, muchas personas y empresas que empiezan en plataformas gratuitas terminan en opciones de pago, con el coste económico y de posicionamiento, así como de esfuerzo personal, que supone realizar esta migración.

Cómo hacer un blog paso a paso

Contratar un hosting y registrar un dominio

Si tienes pensado registrar inicialmente solo el dominio de tu blog, es recomendable hacerlo en la misma empresa que te vaya a proveer el hosting para evitar problemas de gestión añadidos.

Existen infinidad de opciones en el mercado. Por ejemplo, webempresa o raiolanetworks, que es el proveedor que tengo actualmente para este blog.

Varias observaciones a tener en cuenta en este punto:

  • Muchos proveedores de hosting como los que indico, ofrecen el registro del dominio gratis durante el primer año conjuntamente con el precio del hosting.
  • Para facilitar la instalación del gestor de contenidos de nuestro blog (en nuestro caso WordPress), es importante que el proveedor del hosting ofrezca una biblioteca de aplicaciones pre-instaladas con éste. Cualquiera de las arriba indicadas la ofrecen, tal y como indican en las especificaciones de su producto. De esta manera agilizaremos el proceso de instalación.
  • Si contratas un hosting y después encuentras otro que te interesa más por prestaciones técnicas o condiciones económicas no te preocupes. Lo más probable es que la nueva empresa migre gratuitamente todo el blog al nuevo servidor.
  • Elige un paquete de hosting que se adecue a tus necesidades iniciales y no lo compres con la expectativa de lo que pudieras necesitar dentro de 6 meses. A tiempo de ampliar las prestaciones de tu hosting en el mismo u otro proveedor siempre estarás.
  • Lee en Internet opiniones sobre unas u otras empresas de hosting (especialmente sobre el servicio que prestan en la resolución de incidencias técnicas) y elige la que consideres más adecuada. Eso sí, por temas de posicionamiento y adecuación a la normativa de Protección de Datos, si eres de España, mejor que sea un servicio alojado en tu país.
  • Cuando ya tengas decidida la empresa, sigue las indicaciones de contratación en su plataforma. Más rápido si pagas con tarjeta. Recuerda, dominio+hosting. Eso sí, antes de hacerlo conviene que tengas claro qué dominio vas a registrar:
  1. ¿Un .com, .net, info, etcétera, o un dominio territorial (.es)?
  2. ¿Un nombre de dominio que te identifique directamente para potenciar tu marca corporativa o personal (como por ejemplo, pacomartinez.com); de fantasía (como por ejemplo, nizzi.com); con palabras genéricas que te ayude en el posicionamiento en buscadores (como por ejemplo, abogadosvalencia.com) o de perfil mixto como pepegarciadecorador.com?.

En este punto también es recomendable instalar el protocolo SSL, que dota de la web de un sistema de transmisión de información segura. Podrás hacerlo a través del mismo proveedor del nombre de dominio y el hosting.

Si te fijas en la caja de búsqueda del navegador, cuando escribes la dirección de esta web aparece un candado y una dirección del tipo https://. Esto significa que tiene instalado el certificado SSL.

Instalación de WordPress

Una vez operativo el hosting y registrado el dominio que queramos utilizar para nuestro sitio web, iremos al panel de control del servidor con el usuario y contraseña que nos haya proporcionado la empresa a través de nuestro correo electrónico en el momento de la contratación.

A continuación, accederemos a su librería de aplicaciones. Para ello localizaremos la sección Software y servicios (o similar). En el caso de RAIOLA NETWORKS se llama WEB APPLICATIONS, APLICACIONES DESTACADAS.

Si has accedido al lugar correcto, el sistema te enseñará una serie de programas que puedes instalar y seleccionarás WordPress.

Si tu proveedor te da la opción, te recomiendo que instales WordPress en https://tudominio.com, tal y como planteaba antes.

El hecho de que elijas esta configuración te permitirá, en el caso de RAIOLA NETWORKS, hacer uso directamente de un certificado gratuito SSL que está incluido en la contratación.

También es conveniente que en el apartado correspondiente elijas tu usuario y contraseña del blog; en lugar de los que te proporciona por defecto la herramienta de instalación. Ya que así, aunque puedes cambiarlo con posterioridad, te resultará más fácil acceder siempre a tu escritorio de WordPress.

Seguirás el resto de pasos indicados y en cuestión de segundos tendrás el blog instalado.

Por qué WordPress

El gestor de contenidos que parecía que había surgido para revolucionar el mundo de los blogs, ha terminando por convertirse también en un magnífico instrumento de creación y mantenimiento de todo tipo de sitios web. Corporativos, personales, informativos, foros, comercio electrónico, etcétera.

Sin lugar a dudas, varios factores han llevado a este CMS a convertirse en una de las grandes referencias de Internet. En primer lugar, su gratuidad. Efectivamente, aunque dispone de soluciones de pago, la descarga de WordPress no tiene coste alguno.

También su gran calidad técnica, que siempre está evolucionando gracias a las continuas actualizaciones del sistema, así como sus amplias funcionalidades y atención al posicionamiento en buscadores. Y por supuesto, lo fácil e intuitivo que resulta personalizar diferentes aspectos del sitio y la gestión de sus contenidos. Siempre digo que publicar en WordPress es similar a enviar un correo electrónico.

Por otro lado, la infinidad de herramientas de valor añadido que ofrece (diseños, complementos, etcétera). Sobre todo gracias a la gran comunidad de programadores y diseñadores que de forma continua desarrolla productos para WordPress. También su capacidad ilimitada para permitir la adaptación del sitio a las pretensiones concretas de cada cliente. Tanto en arquitectura como en apariencia.

Es evidente que WordPress no satisface todas las necesidades. Pero lo cierto es que está transformando Internet. Todavía recuerdo como para publicar contenido en mis primeras páginas web, allá por 1998, era necesario aprender, al menos de manera básica como es mi caso, diferentes lenguajes de programación.

WordPress detectó mejor que nadie ese problema y ofreció al mercado la solución más potente . Al menos de momento.

Instalación de plugins

Un plugin es un complemento de programación que una vez instalado de una manera muy sencilla, permite añadir o mejorar una funcionalidad estándar de WordPress.

Utilizando como analogía el ámbito de la telefonía móvil, es algo así como una aplicación que introduce o innova un servicio o función en el propio terminal. Y que con ello permite obtener la singularidad estética y funcional de la web; activando una herramienta con la que se podrá, por ejemplo, añadir un formulario de contacto, en atención a los objetivos pretendidos por su propietario.

Mis plugins básicos para WordPress

  1. Antispam Bee. Gratuito. Para reducir los comentarios no deseados (SPAM).
  2. Asesor de Cookies. Gratuito. Permite adaptar el portal a la ley española en relación a la información que hay que dar al usuario con respecto a la existencia directa o indirecta de cookies.
  3. Yoast SEO. Versión gratuita. Ayuda en la optimización de la web para hacerla más amigable para buscadores.
  4. Table of contents plus. Este fantástico pluging permite crear de una manera muy sencilla índices de contenidos similares a los que tiene la Wikipedia. Resulta muy útil para entradas con mucho texto, ya que facilita su lectura. Además, según dicen, es un elemento que beneficia al SEO on page.

Cómo se instala un plugin

Una vez dentro del escritorio del WordPress instalado accedes desde la barra lateral derecha al apartado Plugins.

Una vez ahí se hace clic en Añadir nuevo.

A continuación, en la caja de búsqueda existente en esta página se introduce el nombre del que se quiere instalar. Después se hace clic en Instalar ahora y una vez instalado, en Activar.

Ten en cuenta que lo más posible es que con la instalación de WordPress en tu servidor, ya vengan también algunos plugins. Mantén y borra según tus preferencias.

Elección de la plantilla

Qué es una plantilla de WordPress

También conocidas como temas (themes en inglés), las plantillas permiten determinar la apariencia y la estructura de una página web que utiliza WordPress como gestor de contenidos.

Estas plantillas tienen dos ventajas:

  • En primer lugar, que existe una gran comunidad de desarrolladores y herramientas; lo que facilita la labor de construcción de la web.
  • Pero también que cualquiera de ellas permite una amplia personalización a conveniencia del proyecto.

Me gusta una web. ¿Cómo saber qué plantilla de WordPress utiliza?

El proceso de elección de una plantilla de WordPress para nuestro proyecto puede surgir de la simple observación de otra de la competencia.

Para saber si dicho sitio utiliza WordPress y en tal caso, qué plantilla soporta, existen diferentes herramientas como WHAT WORDPRESS THEME IS THAT?

No obstante, debes tener en cuenta que la gran mayoría de las plantillas han podido ser modificadas para el cliente; con lo que para lograr acercarse a su apariencia quizá sea necesaria la intervención de diseñadores gráficos y web.

Siete recomendaciones para elegir la mejor plantilla

1. Sea responsive. Es decir, que se adapte a todo tipo de dispositivos.

2. Tenga una carga rápida.

3. En caso de que se elija una plantilla con mucho elemento gráfico hay que contar con que las imágenes utilizadas sean de calidad; lo que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una previsión de costes.

4. Antes de comprarla busca opiniones de otras personas sobre los pros y contras de cada opción.

5. También debes tener claros los objetivos pretendidos, los apartados y estructura de contenidos, así como las funcionalidades de la futura web antes de elegir plantilla. Ya que unas se adaptarán mejor que otras con independencia de las posibilidades de personalización que WordPress, tal y como comentaba, nos permite.

6. Si no sabes hacerlo o no tienes tiempo ni ganas, mejor que delegues el trabajo en un experto.

7. Navegabilidad es más importante que creatividad. Porque seamos prácticos y realistas. La mayoría de personas estamos acostumbradas a visitar páginas con estructura similares. Con lo que hay que huir de crear un portal tan diferenciado que se termine dificultando la experiencia del usuario.

Personaliza tu WordPress con Elementor

A pesar de las opciones de configuración que ofrece cada plantilla de WordPress, han surgido diferentes herramientas en el mercado que permiten editar el código de la web para implementar nuevos diseños y funcionalidades sin las limitaciones que impone cada una de ellas. De tal manera que podremos complementar o mejorar la plantilla elegida.

Pero lo mejor de todo es que estos plugins nos permiten crear o replicar una web de cualquier tipo utilizando como base una plantilla genérica. Con lo que de una manera muy sencilla y económica podremos construir sin conocimientos técnicos elevados una plantilla que se aproxime a las necesidades técnicas, funcionales y estéticas pretendidas.

Elementor es la herramienta de referencia y la que yo utilizo desde 2018. De hecho, en la actual versión de este sitio utilizo este plugin para mejorar la apariencia del tema principal instalado (Generate Press).

Elementor tiene una versión gratuita y una mejorada (de pago) que incluye más funcionalidades.

Como puede advertirse no soy muy partidario de las plantillas específicas, sino de utilizar una genérica como GeneratePress con el plugin Elementor. Ya que esta combinación es muy fácil y económica de implantar y las opciones de configuración son mucho mejores.

2 pasos que recomiendo llevar a cabo antes de empezar a publicar

  • Entra en la opción Ajustes y desde ella a Enlaces Permanentes. En el apartado de Ajustes comunes, te recomiendo que selecciones Nombre de la entrada y después, hagas clic en Guardar cambios. Tus entradas y páginas tendrán desde este momento la siguiente estructura: https://tudominio.com/lo-que-sea.
  • Entra en la opción Ajustes y desde ella a Generales. Cambia el título del sitio y la descripción corta por otros que sean de tu interés. Guarda cambios.

Cómo escribir y publicar en tu web

Desde los apartados Entradas y Páginas que hay en la barra lateral del escritorio de tu WordPress.

Escribir una entrada en WordPress es similar a cuando lo hacemos con un email. Aunque aún después de haberla publicado, nos permite editarlas, borrarlas, etcétera.

Mi vida con la Thermomix

El 28 de diciembre de 2019 recibí mi Thermomix TM6, que había salido al mercado solo unos meses antes en sustitución de la TM5. Las diferencias entre una y otra son mínimas; especialmente el tamaño de la pantalla y el sistema de conexión a internet que ya viene de serie en el nuevo modelo.

Ya conocía el ecosistema Vorwerk, empresa alemana que fabrica el robot de cocina de referencia en el mundo y que este ejercicio precisamente cumplía su 40 aniversario en España.

Efectivamente, hacía varios años que mi madre, al comprarse la Thermomix 31, me regaló su TH21. Que solo utilicé para preparar algún plato frío como tomate rallado o hummus de garbanzo. Pero mis circunstancias personales cambiaron y pensé que me vendría bien un apoyo en la cocina.

Actualmente, el precio de la Thermomix es de 1.259 euros. Y su pago se puede financiar en campañas promocionales que pone en marcha la compañía.

¿Merece la pena comprar la Thermomix?

No hay una respuesta inequívoca.

En mi caso, varios meses después de adquirirla puedo decir que sí.

Porque me está permitiendo realizar de una manera fácil y rápida platos tradicionales como lentejas.

¿Cómo comprar una Thermomix?

La Thermomix no se puede adquirir en grandes superficies ni en amazon.

Si quieres comprarla tienes que contactar con una de sus vendedoras autorizadas; que te realizará una demostración real en tu domicilio. Si la prueba es de tu satisfacción, podrás en este mismo momento cumplimentar la solicitud de compra y aproximadamente en una semana la recibirás por servicio de mensajería urgente en la dirección que quieras. Aunque estos plazos pueden tener leves variaciones en función a fechas o si la financiera tiene que autorizar la operación.

Ventajas e inconvenientes de la Thermomix

+ Su sistema de cocina guiada es un magnífico aliado para personas que no tenemos grandes dotes culinarias.

Efectivamente, la nueva Thermomix TM6 se conecta a internet vía WIFI. Y través de una pantalla que hay en el propio electrodoméstico y con el apoyo de su propia aplicación de recetas (cookidoo), va indicando qué ingredientes hay que ir vertiendo, a la vez que generando automáticamente las combinaciones de funciones que hay que ir ejecutando para el buen fin del cocinado.

Con esta innovación cualquier persona que no haya hecho en su vida, por ejemplo, unas lentejas, podrá cocinarlas con un satisfactorio resultado.

+ Su inmensa y entregada comunidad. En la red o en tu entorno inmediato hay muchas personas que tienen este robot de cocina; lo que mejorará tu experiencia por el gran número de recetas y consejos disponibles.

+ Cocina sana y casera. Hay muchas recetas para poder cocinar al vapor. Y permite que comamos sin conservantes o colorantes añadidos como los que sí tiene la comida para llevar del supermercado.

+ Muchas funcionalidades en un solo electrodoméstico. La Thermomix es cara, sí. Pero si te gusta la cocina, te evitará tener que comprar otros elementos tales como arroceras, ollas de cocción lenta, balanzas, picadoras, batidoras, vaporeras eléctricas, panificadoras, etcétera.

El precio, sin duda, en un gran inconveniente. Porque aunque es el mejor robot de cocina, existen otras alternativas más económicas en el mercado; como el robot de Lidl o la Cecotec.

A veces da pereza cocinar con la Thermomix por el simple hecho de evitar el posterior proceso de limpieza.

¿Qué es cookidoo?

Es una aplicación de Thermomix que proporciona recetas, permite planificar el menú y la compra, a la vez que facilita la cocina guiada.

De esta manera, gracias a cokidoo, a través de la propia pantalla de la Thermomix podrás ver qué ingredientes y qué programa tienes que utilizar en cada paso para concluir con éxito el plato.

Cookidoo no es gratuita a pesar de que vorwerk regala seis meses de suscripción cuando adquieres una nueva Thermomix.

De momento todavía estoy disfrutando de la suscripción gratuita. Con lo que todavía no sé si la renovaré, previo pago, inmediatamente.

El precio de cookidoo es de 36 euros al año.

Al catálogo de recetas y funcionalidades de esta plataforma no solo puede accederse mediante el propio aparato, sino también, a través de la web y las aplicaciones de Apple Store y Play Store, lo que permite consultarla desde el móvil o la tableta.

Conectar la cookidoo es muy fácil. Solo hay que seguir el proceso guiado que encontrarás en tu robot de cocina. Ahora bien, es importante que sepas que necesitarás internet si quieres que la aplicación acceda a nuevos contenidos.

Mis mejores (y recurrentes) recetas de Thermomix

Lentejas rápidas con la Thermomix para 4 personas

  1. Poner a remojo (al menos una hora antes) 270 gramos de lentejas.
  2. Pelar una patata y cortarla a tacos pequeños.
  3. Pelar y cortar una zanahoria, media cebolla y medio pimiento verde.
  4. Triturar (aproximadamente 10 segundos) en la Thermomix la verdura: zanahoria, cebolla y pimiento verde. Si se quiere que se vea esta verdura en el plato, omitir este paso.
  5. Vertemos la patata cortada y lavada; 3 dientes de ajo; 3 cucharadas de tomate frito o concentrado; 1 cucharadita de pimentón dulce; 30 gramos de aceite de oliva; 1 hoja de laurel; 1 pastilla de caldo concentrado (opcional y en su defecto, sal); pimienta negra molida al gusto; tacos de calabaza; las lentejas ya remojadas y 800 gramos de agua.
  6. Cocinar 30 minutos; 100 grados; giro inverso y velocidad cuchara (o mariposa).
  7. 5 o 6 minutos antes de que termine, se puede añadir (sin parar el proceso de cocción), jamón serrano o chorizo.
  8. Cuando termine el proceso de cocinado probar las lentejas. Si hubieran quedado duras, añadir tiempo de cocción con los mismos parámetros.
  9. Servir en una sopera o cazuela.
  10. Emplatar.

Arroz blanco en la Thermomix para 3/4 personas

Hasta que probé el arroz blanco de la Thermomix me parecía una tontería cocinarlo con este robot. Porque con un cazo y poco más se puede hacer perfectamente al modo tradicional.

Pero el arroz blanco de la TH es especial. Porque se cocina si estar en contacto continuo con el agua; con lo que sale suelto y con una consistencia muy interesante.

  1. Freir 3 dientes de ajo en la Thermomix con 50 gramos de aceite de oliva. 4 minutos; temperatura varoma y velocidad 3.
  2. Bajar con la espátula el ajo. Con cuidadado para no quemarse.
  3. Echar en el mismo recipiente en el que ya están lo ajos fritos y el aceite, 850 gramos de agua, así como 1 pastilla de caldo concentrado (o sal). Remover 10 segundos a velocidad 3.
  4. Hervir 7 minutos; temperatura varoma; velocidad 4.
  5. Colocar el cestillo. Y en éste verter 360 gramos de arroz. Cerrar. Cocinar a temperatura varoma y velocidad 4. El tiempo dependerá del tipo de arroz y la terminación que se desee. Orientación: 12 minutos para el arroz basmati (el que yo suelo utilizar) y 14 minutos para el arroz bomba. Hay que intentar no poner más arroz en este recipiente porque al hidratarse en el proceso de cocción, aumentará el volumen.
  6. Probar. Si está al punto deseado, sacar el cestillo y servir.

Receta ideal para hacer arroz a la cubana, aunque también para ensaladas, arroz tres delicias con huevo, etcétera.

Pan de molde con la Thermomix

Fui uno de los que en el confinamiento por la pandemia del COVID-19 contribuí a agotar puntualmente las existencia de harina y levadura fresca en los supermercados.

Receta

Sigo utilizando este pan en casa. Y la receta (sin leche) es la siguiente:

  1. Poner en el vaso 100 gramos de agua; 20 gramos de levadura fresca; 1 cucharadita de azúcar y 130 gramos de harina fuerza. Programar 40 segundos a velocidad 4.
  2. Dejar reposar en el vaso aproximadamente 40 minutos.
  3. Añadir al vaso 250 gramos de agua; 1 cucharadita de azúcar; 10 gramos de aceite de oliva, 2 cucharaditas de sal y 500 gramos de harina (hago una mezcla de harina normal y fuerza al 50%). Amasar 2 minutos con la función específica de la Thermomix.
  4. Engrasar o poner papel en un molde metálico. Añadir la masa resultante y dejar reposar aproximadamente 45 minutos.
  5. Precalentar el horno a 180 grados.
  6. Meter el molde y hornear entre 35 y 40 minutos a esa misma temperatura.
  7. Desmoldar en cuanto haya terminado el proceso de horneado y poner el pan sobre una rejilla. Una vez frío cortar a rebanadas. Servir o congelar.

Para economizar tiempo y dinero, hago dos panes a la vez. ¿Cómo?

En el punto 1 pongo el doble de todos los ingredientes indicados. Es decir, 200 gramos de agua; 40 gramos de levadura; 2 cucharaditas de azúcar y 260 gramos de harina fuerza.

Una vez finalizados los pasos 1 y 2, saco (a ojo) la mitad de la masa madre resultante. Con la que ha quedado en el vaso, llevo a cabo los pasos 3 y 4. Coloco esta masa en el molde.

Una vez ya tengo el vaso de la Thermomix vacío, vierto la mitad de la masa madre que había reservado y vuelvo a desarrollar los pasos 3 y 4. Coloco de nuevo esta masa en el segundo molde.

Cuando ambas masas llevan aproximadamente 40 minutos reposando las meto a la vez en el horno.

Es verdad que una de ellas llevará unos minutos más de reposo previo; por lo que habrá crecido más. Pero el resultado es similar en uno y otro.

Está claro que es más fácil (y quizá barato) comprar el pan en tu horno o supermercado. Pero para mi es un verdadero placer desayunar o cenar tostadas con este pan. Y a los niños les encanta.

Utensilios que utilizo para hacer el pan de molde

Además de la Thermomix, es necesario tener uno o varios moldes. Yo utilizo este modelo de la marca Kaiser. En una tienda de todo a cien los podrás encontrar más baratos. Pero se oxidan. Este lo tengo ya varios meses y está perfectamente después de varios horneados y lavados.

Por otra parte, es importante tener un buen cuchillo de cocina para cortar pan; ya que con otro tipo de cuchillo el producto puede romperse con mayor facilidad.

También utilizo este horno de sobremesa de la marca cecotec de 30 litros, que me permite hacer perfectamente dos panes a la vez.

Costillas al vino con arroz

Este guiso de costillas es uno de mis platos preferidos de la Thermomix del recetario de cookidoo.

Para 3 o 4 personas.

  1. Poner en el vaso 100 gramos de cebolla en trozos; 100 gramos de zanahorias en trozos; 50 gramos de pimiento verde; tres dientes de ajo y 50 gramos de aceite de oliva.
  2. Trocear 5 segundos de manera progresiva hasta velocidad 5. Si vez que no ha quedado suficientemente picada la mezcla, repetir.
  3. Sofreir 10 minutos a 120 grados de temperatura y velocidad 1.
  4. Añadir 1000 gramos de costillas de cerdo y romero. Rehogar 4 minutos a 120 grados, giro inverso y velocidad 1.
  5. Incorporar 150 gramos de vino tinto (no hacer falta que sea el mejor que tengas en casa) y programar 1 minuto, temperatura varoma, giro inverso y velocidad 1. No poner en este paso el cubilete porque queremos favorecer la evaporación del alcohol.
  6. Agregar 100 gramos de agua, pimitenta negra molida al gusto y dos cucharaditas de sal. 25 minutos, 100 grados, giro inverso y velocidad 1.
  7. Incorporar 70 gramos de arroz. Programar 11 minutos a 100 grados con giro inverso y velocidad 1.
  8. Servir.

A veces sustituyo las costillas por magro o falda troceados, ya que son piezas más carnosas, no tienen hueso y es más fácil para los niños.

Divorciarse

Si has llegado a esta página es porque estás planteándote acabar la convivencia con tu pareja o porque ha sido la otra parte la que ya te ha planteado hacerlo.

Diferencias entre separación y divorcio

Antiguamente era necesario, según la legislación española, que los cónyuges estuvieran separados al menos un año, para poder solicitar posteriormente el divorcio. Se concebía de esta manera la separación como un obligado trámite de reflexión anual por si cabía la reconciliación.

Ahora no. Puede instarse directamente el divorcio.

Pero mientras que la separación únicamente produce la suspensión de la vida común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica, el divorcio deriva en la disolución del matrimonio.

Como consecuencia de lo anterior, la reconciliación posterior al divorcio no produce efectos legales, si bien los divorciados podrán contraer entre sí nuevo matrimonio. Contrariamente, en caso de separación, la reconciliación pone término al procedimiento de separación y deja sin efecto posterior lo resuelto en él.

Sin perjuicio de todo ello, normalmente las parejas que suelen romper su matrimonio instan directamente el divorcio y no la separación.

Consejos para afrontar la separación o divorcio

Trucos antes de divorciarse

Es curioso. Mucha gente busca en Google esta información.

Y la respuesta es simple. No hay trucos ante la ruptura de pareja. Solo una buena planificación y un buen asesoramiento jurídico. Son cruciales.

En esta coyuntura hay que ser generoso y evitar juego sucio o guerras suicidas en perjuicio de la pareja y, en su caso, de nuestros descendientes.

Ahora bien, hay que estar preparado para un periodo de cambios bruscos e intentar desde el equilibrio no salir perjudicado en la liquidación del patrimonio conjunto y en la conservación del privativo.

Con lo que, entre otras medidas, desde el primer momento hay que tener redactado un inventario de bienes conjuntos y si se presenta una relación complicada en la ruptura con la otra parte, proteger los privativos con discreción: joyas, relojes, cuentas corrientes propias, lingotes de oro, bienes inmuebles, etcétera.

Por otra parte también hay que poner el foco en cómo se determinará la futura relación con los hijos comunes. Teniendo claro qué se pretende. Porque si, por ejemplo, buscas que te sea reconocida la custodia compartida deberás implicarte cuanto antes de una manera activa en cumplir los requisitos legales que se exigen para ello por los juzgados y tribunales.

En todo caso, las acciones que debes tomar desde el primero momento, tanto desde el punto de vista patrimonial como familiar, dependerán de las circunstancias y objetivos del caso concreto; atendiendo a cuestiones como las siguientes:

  • ¿Ambos cónyuges trabajan o, por contra, solo lo hace uno de ellos?
  • ¿Hay una desigualdad significativa entre los ingresos que recibe cada uno?
  • ¿Están casados en régimen económico de separación de bienes o en gananciales?
  • ¿El domicilio es privativo o conjunto?
  • ¿Solo tienen los cónyuges una vivienda o varias?
  • ¿Hay hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad limitada?
  • ¿Qué edad tienen los hijos?

Calma

En una situación de impacto como la que se presenta, hay que intentar no tomar decisiones irrefrexivas que sean fruto de las prisas y emociones.

Busca abogado

La primera decisión que hay que adoptar es la de dejarse aconsejar por abogados de divorcios.

Si no conoces ningún especialista, puedes pedir consejo a familiares y amigos. Seguro que alguno de ellos ha vivido por situaciones similares y tiene una opinión formada al respecto que puede serte de mucha ayuda.

También puedes pedir consejo a un abogado de tu confianza que si bien no esté especializado en esta rama, sí conoce a colegas que podrá recomendarte.

¿Un abogado compartido o cada uno el suyo?

Es muy difícil dar una respuesta única ante esta pregunta. Dependerá de varios factores que tendrás que valorar en el caso concreto:

  • ¿Te genera confianza el abogado que planteáis contratar conjuntamente?
  • ¿Existe una relación de mínima cordialidad y confianza con tu pareja?
  • ¿Tenéis patrimonio y/o descendencia común?
  • Si tenéis descendencia y/o patrimonio común, ¿están bien predefinidas por las partes las pautas de cómo se va a gestionar ambas cuestiones en la crisis familiar?

Si ya adviertes de partida que alguno de estos factores no se va a dar con garantías durante el proceso de divorcio, lo mejor es que cada parte tenga su letrado.

No necesariamente contratar dos abogados va a salir más caro si desde el principio van a salir perjudicados tus derechos por esta circunstancia.

Nombrar un administrador de la herencia

Es importante, a pesar de que muchos abogados no aconsejan nada al respecto, nombrar cuanto antes mediante testamento notarial no sólo cómo se dispondrían nuestros bienes y derechos en caso de fallecimiento. Sino también nombrar, sobre todo si no hay confianza y buena relación entre las partes, un administrador de la herencia para el supuesto de que los hijos comunes sean menores no emancipados o dependientes. Ya que en caso contrario, si se produjera tu fallecimiento, lo normal será que desde la aceptación de la herencia, sea el ex cónyuge el que se haga cargo de la gestión del patrimonio como custodio de los hijos.

Puedes nombrar administradores de la herencia a un hermano o amigo de mucha confianza que pienses que gestionaría gratuitamente, así como con lealtad y seriedad, tu patrimonio en tal caso. Infórmales de que vas a considerarlos de esta manera en el testamento.

Psicólogo

Es lógico que desde el primer momento solo pensemos en el asesoramiento legal ante un proceso de separación o divorcio. Pero no menos importante es recibir ayuda psicológica.

Tu psicólogo no sabe (ni pretende) interpretar la legislación. Pero sí va a convertirse en un consejero emocional que va a ayudarte a no tomar decisiones desequilibradas desde la primera fase de la ruptura.

Los hijos como piedras arrojadizas

Plantéate desde el principio no utilizar a tus hijos como instrumento para conseguir objetivos económicos o patrimoniales.

Soy hijo de padres divorciados y padre de hijos en la misma situación.

Y si algo tuve claro cuando se me planteó la ruptura con la madre de estos últimos, es que no haría pasar a mis hijos lo mismo que me hicieron pasar mis padres al respecto.

A veces, hacerlo puede llevar a los fines materiales pretendidos. Pero las consecuencias en los hijos, máxime si son menores, son muy negativas en el futuro.

Por lo tanto, aunque es tentador recurrir a la fácil artimaña, resolved vuestros problemas como adultos y no utilizando a los niños o niñas como piedras arrojadizas.

Que negocien los abogados

Es una mala idea ponerse a negociar directamente entre los cónyuges las condiciones del divorcio; pues puede ponerse en riesgo la estrategia legal definida por nuestro abogado y lo más probable es que cualquier conversación en una coyuntura de tensiones y distanciamiento acabe en un peor estado que el de partida.

Asume la realidad

Cuanto antes asumas que pasas a un nuevo ciclo de vida menos sufrirás y mejor harás las cosas.

Abandonar el domicilio familiar

Aconsejo que desde el primer día que se plantee la ruptura, se decida, ya con el abogado, si conviene abandonar inmediatamente -y en qué términos- el hogar; con la finalidad de evitar que la controversia pueda acabar también en la vía penal,  perjudicando nuestros derechos ante los hijos.

Dudas frecuentes sobre el divorcio

¿Cuánto cuesta el divorcio?

Para divorciarse por la vía judicial no hay que pagar tasas. Pero sí hay que atender los gastos de abogado y procuradores.

En cualquier caso, el gasto del divorcio dependerá de varios factores.

En primer lugar, de los honorarios de cada abogado. Hay al respecto libertad de fijación de precios. Por lo que conviene en la primera reunión pedir y aceptar un presupuesto de servicios.

Aunque, por otra parte, los gastos de abogados y procuradores en caso de divorcio, dependerán de si se produce de mutuo acuerdo o no. Ya que en este segundo supuesto la actividad profesional se intensifica, con lo que cabe esperar que el precio por divorciarse sea mayor. Sin contar con que en este caso, además, quizá habrá que añadir otras actuaciones complementarias como peritaciones patrimoniales, psicológicas, etcétera.

A modo de orientación, en caso de mutuo acuerdo, el abogado puede costar entre 800 y 2.000 euros. Si no hay pacto, hay que hacerse a la idea de que este gasto podría estar entre 2.000 y 7.000 euros de media.

¿Contratar un abogado low cost para mi divorcio express?

Mucha gente busca en Internet recursos con la pretensión de divorciarse gratis. Pero aún en el caso de hacerlo de mutuo acuerdo, como se ha indicado, se precisa la intervención de abogado o notario. En este último caso, solo si no hay hijos menores de edad no emancipados o dependientes de los progenitores.

Con ello, en Internet puedes encontrar plataformas que ofrecen un divorcio de mutuo acuerdo por 100 euros.

Estas fórmulas de bajo coste están previstas sobre todo para los casos en los que los cónyuges están de acuerdo en el total de los asuntos del divorcio. Pero ni aún así me jugaría el futuro de mi patrimonio y la relación con mis hijos hasta su mayoría de edad a un convenio de corta y pega sin asesoramiento legal personalizado.

Tú decides.

Truco o trato

Dicho todo lo anterior, para reducir los gastos en este proceso, recomiendo buscarse de manera conjunta o separada el mejor abogado al que podamos acceder. Pero intentando que el divorcio sea de mutuo acuerdo. El truco es el trato.

¿Qué es la pensión compensatoria?

La pensión que se fijará a favor del otro cónyuge cuando la separación o divorcio pueda producir un importante desequilibrio y perjuicio económico en el cónyuge a cuyo favor se determina.

¿Cuándo suele iniciarse un mayor número de procedimientos de divorcio en España?

Después de las fiestas de Navidad y en el mes de septiembre, tras las vacaciones de verano, son las épocas calientes de los despachos de abogados de divorcios.

Los meses de confinamiento por el COVID 19 también incrementó las estadísticas de consulta sobre esta materia.

Cómo divorciarse. Pasos a seguir

Tanto la separación como el divorcio pueden acordarse por escritura pública ante notario o el secretario judicial si no hay hijos menores no emancipados o dependientes de sus progenitores y si han pasado al menos tres meses desde el matrimonio.

En caso de haber hijos menores no emancipados o dependientes de sus progenitores, la separación y el divorcio deberán instarse judicialmente.

Este proceso debe estar guiado al menos por un abogado porque hay que presentar una demanda judicial que acabe en decreto o sentencia de divorcio legal.

Si hay acuerdo entre las partes, se materializa en un convenio regulador que se presentará en el juzgado correspondiente.

En caso de que no pueda materializarse dicho acuerdo, como no puede ser de otra manera, decidirá un juez. Con el inconveniente de que con pacto, en pocos días puede quedar firmado el convenio de divorcio que después habrá que ratificar ante la autoridad judicial y en caso contrario, podemos estar años pleiteando para que un tercero decida por nosotros.

¿Qué elementos debe contener el convenio regulador?

Según el Código Civil de España, el conveio regulador de separación o divorcio debe regular al menos los siguientes extremos:

  1. Cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
  2. Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.
  3. La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  4. La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.
  5. La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.
  6. La pensión compensatoria que correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.

¿Puede mi pareja obligarme a separarme o divorciarme?

En España, sí. La separación y el divorcio son derechos que pueden instarse solo por uno de los cónyuges.

Si no estoy casado y vivo en pareja de hecho, ¿qué hago?

Si no hay hijos comunes menores de edad no emancipados o dependientes, solo hay que determinar cómo liquidar, en su caso, la titularidad común de los bienes que hubiese.

Por contra, si hay hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada, hay que presentar una demanda de cese de convivencia (de mutuo acuerdo o unilateral), que lleve a que se regulen las relaciones patrimoniales y familiares con aquéllos; ya que en tal caso, es obligatorio que el Ministerio Fiscal intervenga para velar por sus derechos e intereses.

La vivienda familiar

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

Divorcios con hijos (otras cuestiones importantes)

¿Qué es la custodia compartida?

Cuando los dos padres y/o madres de los menores no emancipados mantienen su custodia legal tras la separación o divorcio.

Actualmente la custodia compartida es el régimen que se determinará por defecto. Y es, salvo excepciones, sobre el que hay que empezar a negociar cualquier ruptura de pareja.

Pero debe saberse que hace unos años la regla general era precisamente que se fijara una custodia monoparental; normalmente a favor de la madre. Y el otro ascendiente (solía ser el padre) tenía reconocidos una serie de derechos (por ejemplo, de visita) y obligaciones (como el abono de la pensión de alimentos fijada).

Otra de las cuestiones que habrá que determinar es cómo se ejerce esa custodia compartida, que podrá ser:

  • En el mismo domicilio. Cuando los menores quedan en la vivienda familiar y son los padres y/o las madres quienes van y vienen en función al régimen de custodia establecido.
  • En diferente domicilio. Cada progenitor vive en su propia vivienda y son los menores quienes van y vienen.
  • En el mismo domicilio simultáneamente. Cuando los progenitores y los menores siguen viviendo todos en el mismo domicilio. A mi criterio, la menos recomendable.

Debe tenerse en cuenta que solo por el hecho de que se fije la custodia compartida no desaparece la posibilidad de solicitar del otro progenitor la pensión de alimentos. Pero solo será si se puede acreditar en tal caso un desequilibrio importante entre ambos y en beneficio de los descendientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, LSSI y protección de datos. También se informa que este sitio participa en el programa de afiliación de amazon. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies